Reconoció haber asesinado a su expareja y sigue libre

Los familiares de Lina Marcela Cañón Suaza, asesinada por su pareja el 13 de septiembre en el barrio la Gaviota, denunciaron que, aunque el hombre aceptó los cargos por el delito de homicidio agravado, sigue libre por falta de pruebas.

José Arnovel Tapiero Guzmán, el hombre reconoció haber asfixiado a su propia esposa, dejándola abandonada en un potrero ubicado en la parte alta del barrio La Gaviota; crimen que realizó delante de sus dos hijas, una de 5 años y la más pequeña de 2 años de edad, quienes desde el mismo día quedaron bajo protección del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, ICBF.

Familiares de Lina Marcela aseguran que, desde que las menores quedaron en custodia del ICBF han perdido todo contacto con ellas; además denuncian que han recibido intimidaciones para “dejen el caso quieto”.

Laura Fernanda Cañón hermana de la víctima, pidió que sea revisado el caso y que se tipifique como feminicidio a la vez que se garantice la seguridad de su familia.

Por: Paola Rojas Gómez, periodista regional