“Personas de una entidad que desconocemos, llegaron a cortar la guaya luego del incidente” – Julián García.

En video, uno de los afectados narra más detalles del hecho ocurrido el pasado 28 de noviembre donde un joven casi pierde la vida tras electrocutarse en el parque Centenario cuando intentaba salvar a su perro.

Se trata de Daniel Amaya, quien al escuchar que su perro, Gitano, estaba llorando tras estar recibiendo una fuerte descarga eléctrica en el parque Centenario, salió corriendo a auxiliarlo, recibiendo también la descarga y con la imposibilidad de alejarse de la corriente.

Fue casi un minuto que duraron el perro y su amo, literalmente ‘pegados’ a la corriente, pese a los reiterados intentos de Julián García, por alejarlos de la guaya que emitía la energía.

 

guayacon 60

“Yo tuve que soltar a Daniel, no pude hacerlo fácilmente ya que cada vez que lo tocaba recibía una descarga. Daniel estaba con los pies en el agua (…) Afortunadamente él tiene rastas y de ellas lo halé con todas mis fuerzas. La primera vez la corriente me tiró hacia atrás, y fue en un segundo intento que logré apartarlo de la guaya” dice Julián.

El joven quedó inconsciente y fue su amigo Julián con otra persona quienes le brindaron los primeros auxilios, hasta que, media hora después llegó la ambulancia para trasladarlo a un centro asistencial.

“Personas de una entidad que desconocemos, llegaron minutos después del incidente a cortar la guaya para que no tuviera más corriente”, agrega García.

Hoy, cuatro días después, Daniel se encuentra estable. Sin embargo, su mano derecha fue la más afectada y eso lo preocupa, pues es diseñador gráfico y dibujante, y esa es su mano predominante.

guayacon 14

Los hechos aún están por esclarecer, pues los jóvenes de 26 años, todavía no se explican cómo es posible que en un parque frecuentado por personas de todas las edades, había un “cable pelado” que conducía corriente y aún no encuentran un responsable del hecho.