A gremios económicos no les gustó acuerdo entre administración municipal y vendedores informales.

De competencia desleal calificaron los gremios económicos la firma de un acuerdo de trabajo entre la administración municipal y los vendedores informales en esta temporada decembrina. El presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio considera que el alcalde tiene una figura paternalista con los comerciantes que trabajan bajo la ilegalidad sin pagar impuestos.

No siguen siendo buenas las relaciones entre los gremios económicos y la administración municipal por un acuerdo de trabajo en temporada decembrina que suscribió el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo y 800 vendedores ambulantes para que trabajen libremente en el centro de la ciudad en lo que resta de la temporada de diciembre.

De acuerdo con el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué, Luis Alfredo Huertas Pontón, este acuerdo es visto entre los empresarios que sí cumplen con sus impuestos como una competencia desleal promovida desde el propio gobierno, dejando un tufillo de inconformismo generalizado en todo este gremio al ver que el mandatario tomó como primera opción a quienes se dedican a las ventas en la informalidad.

El dirigente gremial considera esta decisión como una bomba de tiempo, debido a que los vendedores informales pueden quedarse definitivamente en las calles y la situación se le podría salir de las manos a Jaramillo Martínez, por tomar posiciones paternalistas con quienes están bajo la ilegalidad y no pagan impuestos como sí lo hacen los comerciantes debidamente organizados.