A la cárcel enviaron al hombre que violaba a sus hijas

En audiencia pública se conoció sobre el maltrato constante y de los abusos sexuales a los que eran sometidos los 5 hijos de Abel Burgos Vargas, el labriego residente en una finca de Rovira, de quien además se supo que cambió la condición sexual de uno de sus hijos hombres quien dijo a sus hermanas que ya no le gustaban las mujeres por lo que su padre le hacía. 

Al momento de su captura la policía aseguró que esta persona procreó un hijo con una de sus hijas, a quien ya tenía nuevamente embarazada, como resultado de las constantes violaciones a las que era sometida por su propio padre.

El escabroso hecho fue descubierto en la finca El Placer, ubicada en la vereda Pijaito, jurisdicción del municipio de Rovira, hasta donde llegaron agentes de la policía para dar captura a Burgos Vargas, quien fue judicializado por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

Se estableció que este hombre abusaba sexualmente de sus hijas una vez cumplían los 12 años, edad en que las hacía su pareja en la cama, situación que fue denunciada en la comisaría de Familia de Rovira por una de sus cuñadas.

También se logró establecer que el enfermo sexual castigaba con un martillo a sus hijos a quienes golpeaba en la cabeza, cada vez que como adolescentes cometían algún error. 

Abel Burgos Vargas presenta comportamientos extraños, además su carácter es muy fuerte y agresivo, motivo por el cual, al parecer, fue abandonado por su esposa hace 10 años, quien no aguantó el maltrato y se fue dejando abandonado al hombre y a sus hijos quienes desde ese entonces iniciaron su infierno.

Burgos fue presentado ante un juez de garantías en Ibagué ante quien no aceptó los cargos imputados por la fiscalía y fue enviado al penal de Picaleña.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial