“Semaforotón” realizan desde ayer las Madres Comunitarias de Ibagué y el Tolima

El cese de actividades de las Madres Comunitarias de Ibagué y el Tolima ya cumplen 11 días sin que hasta el momento se observe una luz verde para las protestantes, quienes exigen el cumplimiento a un trato que se tuvo hace algunos años con e Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y que una de sus peticiones consiste en lograr obtener la nivelación salarial y el respeto por sus Derechos como trabajador que en varias oportunidades han sido irrespetados.

Esta exigencia que le hacen con el paro al Gobierno Nacional, se debate desde hace una semana en las reuniones de la Mesa de Negociaciones.

Ya las Madres Comunitarias de esta capital y de algunos municipios, es decir, unas 300 en total, se empezaron a tomar la carrera 5, especialmente la carrera 4 con calle 43 donde se encuentran reunidas frente a las instalaciones del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

El pliego de peticiones está conformado con la vinculación directa con el ICBF y el retiro laboral digno de las madres comunitarias. También por la terminación de los procesos de tercerización y la suspensión de los contratos de los operadores aparentemente corruptos. Ellas piden mejores recursos para realizar su trabajo.

Estas mujeres aseguraron que con dos mil 500 pesos deben ofrecer desayuno, almuerzo y dos refrigerios para los niños y niñas, cantidad insuficiente dijeron las manifestantes, motivo por el cual, en muchos casos, deben sacar de su sueldo para completar lo requerido en la minuta del Bienestar Familiar y tan sólo reciben por su trabajo un salario mínimo.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial