Un Subintendente de la Policía llena de alegría el corazón de habitantes de Ibagué

El Subintendente de la Policía Nacional, Pedro Márquez, adscrito a la Policía Metropolitana de Ibagué, vive de la sonrisa y la alegría de los niños en la capital del Tolima, al regalar sueños y esperanzas a los infantes desde su lugar como uniformado de la Fuerza Pública, un tema que lo apasiona y lo llena de orgullo.

Este suboficial de la Policía Metropolitana es quien tiene  en la institución un triple trabajo y por el mismo sueldo, el mismo que comparte con todo el amor del mundo con su hijo, su esposa y los niños de su jurisdicción.

Y es que la responsabilidad que tiene este integrante de la Policía no es pequeña. Este uniformado, de corazón grande y baja estatura, sí aplica el dicho aquel que reza “Nadie es profeta en su tierra”, pues llegó de Norte de Santander para alegrar la vida a los niños del centro del país.

Márquez recicla bicicletas en mal estado, les da vida, las deja como nuevas y las regala, convirtiendo este trabajo en una regla de oro en su vida.

Y es que para Pedro Márquez el descanso no existe en su trabajo, pues a pesar de luchar por la seguridad y la felicidad de los niños, también es el encargado de robarle una sonrisa a los pequeños con el “Circo de la Policía”.

Para hoy a las 11 de la mañana se tiene programado entregar 50 bicicletas a los niños y niñas de Buenos Aires, además de darle un rato de esparcimiento a los padres de estos niños que hoy dibujarán con una bicicleta y un show de payasos, la sonrisa y la esperanza de diciembre en un mes de julio.

 Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial