En el barrio Ambalá un hombre golpeó brutalmente a su esposa por celos.

 

A pesar que los vecinos del barrio Ambalá le brindaron ayuda para que no la siguiera golpeando su esposo, la mujer decidió continuar su camino con el agresor a bordo de un vehículo particular, al parecer, hacia su vivienda ubicada en un barrio vecino, hecho violento que no fue atendido por la policía de la zona.

Al parecer el agresor estaba en avanzado estado de embriaguez cuando le tiraba con los puños y los pies, mientras la afectada protegía a su hijo de los puños de esta persona que no fue capturada por las autoridades y quien en estado de embriaguez logró conducir su vehículo poniendo en riesgo la integridad de los demás conductores.

La Policía hizo presencia en el sitio, gracias a las constantes llamadas que hicieron los habitantes del barrio, pero ya esta persona había tomado otro rumbo.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial