10 capturados de la Fundación "Peces Vivos", acusados de tortura, concierto para delinquir y ocultamiento y destrucción de material probatorio

Tal y como los habíamos informado en nuestra emisión del medio día de ayer jueves 19 de octubre, 10 personas, entre ellas, 8 mujeres y dos hombres, fueron capturadas luego de un trabajo de investigación y de recolección de elementos materiales probatorios, trabajo que duró 3 meses, dando como resultado un fuerte golpe a esta presunta organización dedicada a maltratar física y psicológicamente a niños y niñas con diferentes discapacidades, quienes hacían parte de la Fundación Peces Vivos, ubicada en la carrera segunda entre calles octava y novena, del barrio La Pola de Ibagué.

Ver también: Diez menores presentaron fuerte crisis nerviosa en internado del bienestar familiar

En pocos minutos estas 10 personas serán presentadas ante un juez con función de control de garantías, donde se solicitará por parte de la Fiscalía, la legalización de captura, la imputación de cargos y la medida de aseguramiento de carácter intramural para este grupo de funcionarios, quienes son investigados por los delitos de destrucción de material probatorio, concierto para delinquir y tortura.

Es de anotar que la investigación la inició la Policía Metropolitana de Ibagué, luego que la Fiscalía ordenara iniciar un proceso en contra de estos funcionarios, quienes fueron denunciados por maltrato a los menores de edad, a quienes le regaban la sopa en la cara cuando los niños no querían tomar sus alimentos, además de otros actos violentos en contra de esto menores de edad, de quienes se supo que en algunas oportunidades intentaron escapar del sitio, subiendo a los muros, cortándose con los vidrios y ocasionándose heridas en brazos y piernas, hechos que no salieron a relucir a la luz pública y que se mantenían en completa reserva por parte de estos funcionarios.

Según Mario Gómez, Delegado de la Fiscalía General de la Nación, quien estuvo a cargo de este operativo, en compañía del Comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, Coronel, Jorge Hernando Morales Villamizar, los niños eran golpeados constantemente, recibían insultos y hasta se conoció, que en muchas oportunidades las enfermeras, como castigo, amarraban de la cama a los menores de edad, por su comportamiento agresivo que generaba el mismo trato que le daban a estas personas a los pequeños.

Las capturas de esta 10 personas se generaron en varias partes de la capital del Tolima. Una de las funcionarias fue capturada frente a la Gobernación del Tolima, cuando se dirigía a su lugar de trabajo; mientras que los demás fueron privados de la libertad al interior de la Fundación y los otros en sus viviendas.

Vecinos del sector denunciaron que en las noches se escuchaban gritos y hasta bautizaron como "La casa del Terror", pues allí, durante las 24 horas, se escuchaba el llanto de los menores de edad, quienes pedían auxilio, sin que ninguno de los habitantes de la zona pudieran hacer algo por ellos, porque está Fundación trabajaba a Puerta cerrada y no permitía el ingreso de personas extrañas a los familiares de Los menores.

La denuncia de este presunto maltrato a los que aparentemente eran sometidos los niños y niñas de la Fundación "Peces Vivos", se hizo en varias oportunidades en la Personería Municipal, e incluso, hasta el Alcalde del municipio de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, según algunos vecinos tuvo conocimiento del tema pero nunca hizo caso a las denuncias generadas por los habitantes del barrio La Pola.

Según el delegado de la Fiscalía General de la Nación, Mario Gómez, una trabajadora del mismo sitio se encargó de dar aviso a las autoridades luego que se enterara personalmente de los abusos a los que eran sometidos estos niños, generándose de inmediato la reacción de la Policía Metropolitana de Ibagué y la Fiscalía.

En rueda de prensa se conoció que a los menores de edad, los obligaban a comerse las uñas y cuando no querían comer sus alimentos se los tiraban por la cara, insultándolos, como si ellos, con esta actitud, tuvieran que entender lo que ocurría a su alrededor.

Una vez se produjo la primera captura, la policía y la Fiscalía llegaron a la Fundación  "Peces Vivos", donde se escuchaban los gritos de los niños como si ellos supieran que iban a ser rescatados por las autoridades.

Tres de los niños fueron trasladados en ambulancia el Hospital Federico lleras Acosta, para ser atendidos por personal psicológico de ese centro hospitalario, mientras que las autoridades de Infancia y Adolescencia, la Secretaría de Salud de la Alcaldía y el Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, se encargaban de los otros menores, quienes fueron trasladados horas más tarde hasta la capital del Valle del Cauca, donde a partir de hoy iniciarán una nueva vida.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial