Intentó suicidarse y luego de esto corrió a la iglesia. Finalmente murió

Jhon Edward Hernández Vivas, de aproximados 29 años de edad, al parecer, bajo los efectos de alguna sustancia estupefaciente, se lanzó desde el techo de su casa ubicada en la carrera 3 Sur número 21-33, del barrio Vegas del Yuldaima, causándose profundas heridas en el rostro, para después correr “como loco” por todo el sector, gritando que estaba huyendo del diablo y que se quería matar, hecho que conmocionó a sus vecinos, quienes al tiempo trataban de esconderse en sus viviendas para evitar ser lesionados por esta persona.

El extraño y aterrador caso duró varios minutos. Esta persona golpeaba su rostro contra los postes y las fachadas de las viviendas cercanas, causando el pánico colectivo entre los vecinos, quienes lo conocían apenas desde hacía tres días, tiempo que llevaba viviendo en el barrio.

Jhon Edward corrió hasta la iglesia San Martín del barrio Yuldaima, y en plena misa, entró hasta el altar y abrazó al sacerdote, dejándolo manchado de sangre, ocasionando entre los fieles terror y zozobra, mientras observaban cómo el cura lo bendecía y trataba de calmarlo.

El hombre continuó su camino y corrió hasta la entrada del barrio, pero llegando a la Avenida del Sur, cayó al pavimento, siendo auxiliado por varios agentes de la policía quienes lo trasladaron a las urgencias del Hospital del Sur donde esta persona dejó de existir.

Al lugar llegaron dos servidores de la Fiscalía, integrantes del grupo de Criminalística del CTI, quienes se encargaron de la inspección técnica al cadáver.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.