Esto dice el Director del punto Vive Digital de Cajamarca sobre su captura

Yilberth Torres del Río, Director del Punto Vive Digital del municipio de Cajamarca dijo a Ondas de Ibagué que es inocente y que su captura, aparte de ser ilegal, fue injusta, pues aseguró que nunca trató de abusar del jovencito y que lo ocurrido esa tarde al interior de sus oficinas, fue una historia totalmente salida de contexto y una farsa completa, pues la presunta víctima, utilizó la denuncia para evitar un regaño de sus padres, tras ser sorprendido frente a uno de los computadores, viendo películas de porno, hecho del cual hay testigos, los mismos que ayudaron a que la versión del funcionario tomara fuerza y pudiera convencer al Juez para ser dejado en libertad.

“Un cliente se acercó a decirme que uno de los niños que ocupaba uno de los computadores en el Punto Vive Digital estaba utilizando el tiempo para ver fotografías de mujeres desnudas, por lo que me acerqué al jovencito y en efecto lo sorprendí en esa situación, bastante incómoda para las demás personas que a esa hora utilizaban el servicio para estudiar. Le dije que me respondiera por qué hacía esas cosas y cometí el error de amenazarlo con contarle a la mamá lo que él estaba haciendo, por lo que me confesó que sí, que efectivamente sí estaba viendo esa clase de fotografías, a cambio de que no pusiera la queja”, dijo Yilberth Torres del Río.

En ese instante, agregó el funcionario, “Le pegué con mi mano en los testículos, como queriendo con esto, castigar su picardía, pero en ningún momento, para tratar de abusar sexualmente del niño, ni mucho menos, realizarle tocamientos indebidos”, recalcó Torres del Río.

Después del inconveniente el menor de edad salió del Punto Vive Digital para su casa y al rato llegó la policía en búsqueda del funcionario público para comunicarle que quedaba capturado. A partir de ese momento, Torres del Río quedó en manos de las autoridades.

El funcionario fue presentado en los estrados judiciales del municipio de Cajamarca y dejado en libertad, al demostrar con testigos su inocencia, hecho que el togado aceptó y ordeno nuevamente la libertad de esta persona.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial