Iglesia tiene que contribuir al pago de pensión de madre de Guillermo Alfonso Jaramillo

A través de un comunicado emitido en el municipio de El Líbano, el Obispo de Líbano y Honda, José Luis Henao Cadavid,  reconoció que pese a las dificultades que afronta la iglesia católica en ese municipio con la parroquia Catedral Nuestra Señora del Carmen, tiene que aportar al pago de la pensión que desde hace varios años se viene entregando a la señora Hilda de Jaramillo, madre del exsenador, Mauricio Jaramillo, y del hoy Alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo.

En su comunicado, el prelado señala que este dinero proviene de los diezmos que hacen los feligreses en la diócesis al norte del Tolima, así como de las actividades extraordinarias que se realizan con el fin de juntar recursos.

Al mismo tiempo, deja entrever que la señora Hilda a través de una demanda laboral requirió que se le reconociera el tiempo que laboró en el hospital San José, del municipio de El Líbano, el cual funcionaba con los pagos del departamento y su asistencia era de carácter social de la Parroquia y fue cerrado al dar inicio al funcionamiento del Hospital Regional.

Sin embargo, versiones extraoficiales señalan que al parecer, la señora Hilda nunca estuvo vinculada directamente con el hospital, sino que voluntariamente asistía a acompañar a su esposo a desarrollar sus funciones en la institución y brindaba su apoyo.

Al parecer, los registros laborales de la época fueron quemados, por lo que no se cuenta con documentos de soporte y las versiones de los pacientes de aquel entonces, serían la única prueba que vincularía a la señora con su supuesta actividad dentro de dicho centro de salud.

Se habla también del caso de un médico que laboró en el centro asistencial, también solicitó que se le reconociera el tiempo de labores desempeñadas en este hospital, sin embargo su petición habría sido rechazada por la desaparición de los archivos. El profesional de la salud, según lo manifiestan personas cercanas, no entiende cómo la progenitora de los Jaramillo logró tal reconocimiento y hasta la orden del juez a la Iglesia para que contribuyera con el pago de la pensión de la matrona del norte tolimense.