Tribunal de Bogotá profirió a Fernando Osorio prisión domiciliaria

Por las presuntas irregularidades en la suscripción, administración y ejecución de un convenio de cooperación y asistencia técnica internacional realizado en el año 2007 entre la Gobernación del Tolima y la Secretaria Ejecutiva del Convenio Andrés Bello, la Fiscalía imputó cargos contra el gobernador del Tolima, Óscar Barreto Quiroga, y el exgobernador Fernando Osorio Cuenca.

Fue así como contra Barreto Quiroga la Fiscalía endilgó los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación agravado y prevaricato por omisión. Entretanto, contra Osorio Cuenca se imputó los dos primeros delitos.

En audiencia de solicitud de medida de aseguramiento, el Tribunal Superior de Bogotá, a través del Magistrado, José Joaquín Burbano, expresó que “al tratarse de recursos públicos de la Gobernación, el convenio debía haberse realizado por licitación, lo cual no sucedió”.

Por lo tanto, el Magistrado Burbano advirtió que “hay una base razonable para inferir que al contrato se le dio la forma de convenio interadministrativo de cooperación para eludir el proceso de contratación, delegar la administración de recursos públicos y suscribir de forma subrepticia contratos de suministros con particulares determinados”.

El magistrado del Tribunal Superior de Bogotá, José Joaquín Burbano, con base en el material probatorio presentado por la Fiscalía, determinó que existe inferencia razonable de la participación del exgobernador en los dos delitos imputados, razón por la cual dictó medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria, contra Fernando Osorio Cuenca.

Al término de la diligencia, ordenó su captura e indicó al Inpec que debe trasladar al ex gobernador a su domicilio, que podría ser en Bogotá o en el municipio de Chaparral al lado de su familia.

En el caso del gobernador Óscar Barreto, el Tribunal no encontró inferencia razonable de su autoría o participación en las irregularidades presuntamente presentadas en el convenio.

Para el Tribunal, cuando el gobernador interviene, las conductas punibles ya habían sido consumadas en el periodo de Osorio Cuenca, es decir, el ex funcionario de la Gobernación del Tolima, es quien tiene que responder ante la justicia por dicho contrato, tras no haberse generado la liquidación del mismo, antes de haber terminado su periodo como primer gobernante de los tolimenses, decisión que conmocionó, no sólo a los presentes en la diligencia judicial, sino al pueblo chaparraluno que recibió con tristeza la noticia.

Por lo anterior, el magistrado del Tribunal Superior de Bogotá se abstuvo de imponer medida de aseguramiento en contra de Barreto Quiroga; sin embargo la Fiscalía interpuso recurso de reposición, así como la defensa del exgobernador Osorio Cuenca.

Es claro que el Gobernador del Tolima, Óscar Barreto Quiroga, continuará vinculado en el proceso penal, hasta tanto la justicia lo requiera y al momento de no ser necesaria su participación, será apartado de la investigación, lo que ahí sí se manejaría la figura de desvinculación definitiva.

Al término de la audiencia, el exgobernador del Tolima, Fernando Osorio Cuenca, salió de la Sala del Tribunal Superior de Bogotá y en el pasillo escuchó atentamente sus Derechos, por parte de cuatro servidores del CTI de Bogotá, con quienes se alejó de las instalaciones, mientras que los simpatizantes de Barreto Quiroga celebraban la decisión del Magistrado José Joaquín Burbano.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial