Santería en la Cárcel de Picaleña

Durante los operativos que las autoridades realizaron en la Cárcel de Picaleña, los agentes encargados de los procedimientos de requisa y búsqueda de elementos probatorios, en un sitio alejado del patio seis de la cárcel, encontraron un elemento de santería que les causó terror y curiosidad.

Se trata de un diminuto duende al cual los reclusos le oraban para poder comercializar estupefacientes, al parecer este elemento debía tener siempre en su interior una dosis de cualquier tipo de psicoactivo, si no la tenía, ese día no se podía vender la droga dentro del Coiba.

Se supo que ya fuentes humanas les habían indicado a las autoridades sobre la existencia del duende, pero como el personal de la Metropolitana y Fiscalía estaban concentrados en buscar elementos probatorios para contrarrestar el delito de extorsión dentro de la cárcel, no se percataron de la importancia del duende hasta después de recopilar las cosas incautadas. Los policiales que encontraron el duende en un sitio del alejado del patio seis, sintieron terror dado que está asociado con actos de santería que al parecer son el pan de cada día dentro del Coiba de Picaleña

 “Es un método que ellos utilizan de agüero en la entrada del pabellón. Según la información recolectada, cuando este duende no tiene droga significa que el estupefaciente no se puede comercializar dentro del patio”, explicó el coronel Jorge Morales, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué.

Todo indica que los reclusos que se dedican a la distribución de alucinógenos dentro de la Cárcel del Picaleña se quedaron sin a quien rezarle para que el día de venta sea bendecido.

Niyired Riaño Tavera- Periodista judicial

Fotos: suministradas