Cárcel para una mujer por ofrecer a su propia sobrina para servicios sexuales en Rovira

Gracias a una denuncia anónima ante la Comisaría de Familia de Rovira, la Fiscalía inició una investigación en contra de tres personas, acusadas por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años y proxenetismo, de los cuales habría sido víctima una niña de 10 años, al menos, por un tiempo de 24 meses, hechos cometidos en la mencionada población tolimense.

Los investigadores judiciales descubrieron que la tía de la niña la ofrecía a los mototaxistas del pueblo, para que tuvieran relaciones sexuales con ella a cambio de dinero.

La mujer de 45 años, según la Fiscalía, supuestamente era quien se llevaba toda la plata que le pagaban por estar con la niña en la intimidad, dinero que esta persona utilizaba para consumir bazuco y marihuana.

Estos hechos se repitieron de manera constante, hasta el punto que la niña tuvo relaciones con varios hombres en un solo día, viéndose sometida a múltiples vejámenes, fue lo que los investigadores de la Fiscalía General de la Nación lograron establecer, durante varios días de labores en ese municipio.

Por esta razón el representante de la Fiscalía le imputó cargos a la mujer por los delitos de proxenetismo con menor de edad y acceso carnal abusivo con menor de 14 años por omisión.

El otro capturado es un mototaxista, según las autoridades, un supuesto cliente, que a sabiendas que estaba cometiendo un delito, habría pagado a la tía de la niña una suma de dinero, para tener relaciones sexuales con la menor; hecho que motivó al ente acusador para imputarlo por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

Finalmente, en audiencias concentradas efectuadas ayer en el Palacio de Justicia de Ibagué,  la Fiscalía señaló al esposo de la tía de ser el autor de la conducta punible de acceso carnal con persona puesta en incapacidad de resistir, pues según relató la afectada, en una ocasión, su tío político aprovechó que su pareja dormía y se le pasó a su cama, le tapó la nariz con un trapo mojado y cuando la niña recuperó el conocimiento, estaba adolorida y sangrando en sus partes íntimas, comprobándose que había sido abusada.

Ninguno de los imputados aceptó los cargos imputados por el ente acusador y fueron enviados al Coiba de Picaleña.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.