Asesinaron a dos tolimenses y los tiraron a una alcantarilla

Los cuerpos sin vida de Ricardo Alarcón, oriundo del municipio del Líbano y José Adonai Vergara, de Ibagué, fueron hallados en las últimas horas con signos de violencia y al interior de  una alcantarilla en cercanías de Vianí, entre Cambao y San Juan de Río Seco, hecho que enluta al Tolima, pues estas personas laboraban en la empresa Avícola de Colombia, ubicada en la Capital Frutera de Colombia.

Los dos fallecidos habían sido reportados como desaparecidos desde este lunes cuando uno de ellos llamó a su esposa para informarle que salía de viaje desde la empresa Avícola y que se dirigía a la capital del país, pero no se volvió a saber de él.

Ricardo Alarcón y José Adonai Vergara se transportaban en una Turbo, propiedad  de la empresa Avícola de Colombia y cubría la ruta Cambao–San Juan de Río Seco cuando fueron interceptados por delincuentes, quienes al robarle el rodante de carga pesada, al parecer, conductor y ayudante intentaron oponerse y fueron baleados, dejando abandonados los cuerpos.

La Turbo fue recuperada horas después en un puesto de control ubicado en inmediaciones del municipio de Facatativá, en Cundinamarca, tras ser dejada abandonada por dos hombres y una mujer, de quienes se supo, al observar la presencia policial, decidieron escapar.

Minutos después en otro control de la policía fueron solicitados para una requisa, a quienes se les encontró una pistola, arma de fuego que, al parecer, fue utilizada para cometer los dos crímenes, además les fue hallado en el bolsillo de uno de los capturados un teléfono celular, al parecer, propiedad de Fernando Alarcón, una de las víctimas.

Al momento de la triple captura, las autoridades no conocían de la suerte que habían corrido los dos tolimenses Alarcón y Vergara, pero al caer la noche de este martes, se supo del hallazgo de los dos cuerpos, motivo por el cual estos tres detenidos también serán procesados por el delito de homicidio agravado, así como por hurto agravado y calificado y porte ilegal de armas de fuego.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.