Disturbios tras enfrentamiento entre encapuchados y estudiantes de la UT con el Esmad

El terror y la zozobra se apoderaron en la tarde de ayer de los alrededores de la Universidad del Tolima, pues según estudiantes, existe un problema con la no renovación de contratación con el Departamento de Seguridad que estaría a cargo de empleados de la institución, y supuestamente, las directivas del Alma Máter estarían contemplando la posibilidad de una propuesta en cuanto la prestación del servicio de vigilancia privada sea prestada por una empresa particular.

Desde las 2 y 30 de la tarde un grupo de, al menos, 50 encapuchados se tomaron varios puntos estratégicos de la Universidad del Tolima, desde donde lanzaban papas bomba a la parte externa del Alma Máter, provocando de esta manera a la policía que llegó al sitio para enfrentarlos y tener el control de la zona, hecho que dejó a dos uniformados con heridas y una jovencita desmayada por la acción de los gases lacrimógenos.

Según un comunicado del Sindicato de Trabajadores y Empleados Universitarios de Colombia, Sintraunicol, un numeroso grupo de estudiantes universitarios de esa institución de educación superior, rechazan todo intento de contratación a través de cooperativas y demás figuras de tercerización laboral en la Universidad del Tolima.

“Rechazamos enfáticamente la negligencia de los funcionarios que tienen a cargo la responsabilidad de realizar los trámites ante la superintendencia de vigilancia por complicidad o negligencia, los cuales pusieron en riesgo a todos los funcionarios que cumplen su labor de vigilantes en la Universidad del Tolima. Por lo anterior, como organización sindical nos declaramos en alerta máxima”, dice un comunicado de Sintraunicol.

Por estas protestas que generaron miedo entre la comunidad residente en los alrededores de la Universidad del Tolima, donde además de escucharse toda la tarde de esta martes un sinnúmero de explosiones de papas bomba, quema de llantas y arengas contra el Presidente de la República de Colombia, Iván Duque, las directivas del Alma Máter emitieron un comunicado extraordinario.

 

COMUNICADO:

 La Dirección de la Universidad del Tolima se permite reiterar, como ha ocurrido en múltiples escenarios anteriores, que apoya irrestrictamente el movimiento en defensa de la educación pública que viene siendo liderado por las instituciones de educación superior del país y en este sentido, saluda los diferentes escenarios asamblearios y manifiesta su total disposición en apoyar las acciones que sean consecuentes con los propósitos de lucha nacional y con la realidad de los contextos locales educativos.

En lo relacionado con la desinformación que se ha generado sobre la no renovación de la licencia de funcionamiento del Departamento de Seguridad de la Universidad del Tolima por parte de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, se permite comunicar a la Comunidad Universitaria que:

  1. No es cierto que la Universidad del Tolima haya dilatado o no haya realizado los trámites para renovación de la licencia. Por lo tanto, apelaremos la desafortunada decisión de la Superintendencia con el propósito de obtener la licencia del departamento de seguridad.
  2. Dado que el personal de vigilancia de la Universidad no podrá portar los implementos usuales de seguridad, se tendrán que tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad del campus, salvaguardar los intereses de la institución y de toda la comunidad universitaria. Dentro de estas medidas se contemplan:
  3. Coordinar con la Policía Nacional la vigilancia del perímetro de la Universidad, sin que esto comprometa en ningún momento la entrada de la fuerza pública al campus.
  4. Implementar una serie de acciones internas que permitan suplir de manera temporal las necesidades de vigilancia que se suscitan con esta contingencia.
  5. El control por parte del cuerpo de vigilancia de la Universidad dentro del campus como ha sido su labor ordinariamente.

Reiteramos que ni los efectivos de la Policía, ni personal externo tendrán acceso al campus ni llevará a cabo funciones de regulación, las cuales seguirán en manos del cuerpo de vigilancia de la institución.

  1. No existen fundamentos para prescindir del personal de vigilancia de la Institución, por el contrario, continuarán siendo elemento fundamental en la seguridad del campus y de nuestros estudiantes, profesores y funcionarios administrativos. De esta manera, desmentimos que exista un plan para “tercerizar” el servicio de vigilancia, como se ha afirmado de manera falsa, con el único objetivo de desinformar y crear malestar.
  2. Rechazamos enérgicamente las insinuaciones calumniosas según las cuales esta fue una situación provocada deliberadamente por la administración para “militarizar” o "infiltrar" la protesta estudiantil por efectivos de la fuerza pública vestidos de civil, o permitir la presencia de actores armados ilegales que pongan en riesgo la vida de nuestra comunidad universitaria.
  3. El equipo directivo en pleno, ha demostrado desde el inicio, su apoyo y respaldo al movimiento estudiantil en el país, y reitera su compromiso con los procesos asamblearios y de lucha, siempre y cuando, los mismos sean basados en principios universitarios y de sano debate.
  4. En virtud de lo anterior, invitamos a toda la comunidad universitaria a dialogar de forma serena y sensata acerca de la manera como todos podemos prevenir riesgos y generar redes de apoyo y autoprotección para garantizar el cuidado de cada uno, la convivencia pacífica y la seguridad en el campus.
  5. Convocamos a la Defensoría del Pueblo y demás organismos del orden regional para que de manera solidaria nos acompañe en este propósito.

Hacemos un llamado a la calma, a la racionalidad, y a que sigamos trabajo en conjunto por la Universidad que queremos.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.