“Las víctimas mortales del atentado eran apenas unos niños” – General Óscar Atehortúa

Se acaba de dar a conocer que la gran mayoría de heridos que dejó el atentado terrorista al interior de la Escuela de Cadetes, General, Santander de la Policía Nacional, fueron dados de alta, tan sólo permanecen nueve de las 64 personas atendidas de urgencia, distribuidos en diferentes centros asistenciales de Bogotá, entre los que se encuentra el Hospital Central donde permanecen dos de los afectados por la explosión, dos más en el Hospital del Tunal, uno en el Hospital Militar, dos más en crítico estado de salud y tres que se encuentran en cirugía.

Un dato triste y preocupante que acaba de entregar el General, Óscar Atehortúa Duque (foto), director de la Policía Nacional en Colombia, es que tres de los heridos son menores de edad, entre ellos, una niña de tres años, hija de un Oficial que reside en una de las casas fiscales de la Escuela, los tres ya fueron dados de alta y, por fortuna, sin complicaciones.

De la misma forma el General, Atehortúa Duque, dijo que los Cadetes que se encontraban desaparecidos, ya se confirmó que hacen parte de la 21 personas asesinadas en este atentado terrorista, a quienes por su corta edad, se refirió como “apenas unos niños”.

De los fallecidos, fue posible identificar tan sólo a 4, entre ellas, la Cadete de nacionalidad ecuatoriana, Erika Chica Vallejo; el Cadete, Cristián Camilo Makilón Martínez, oriundo de Chigorodó, en Antioquia; el Cadete, Estiven Ronaldo Prada Riaño, oriundo de Ibagué, en el Tolima; Iván René Muñoz Parra, de Varichara, en Santander; los demás alumnos fallecidos, entre los que se encuentra el Cadete, Allan Paul , oriundo de San Luis, en el Tolima, se encuentran a la espera de ser verificado su ADN para ser identificado plenamente y entregado a su familia para efectuarle sus honras fúnebres, 13 de ellos ya están casi listos para terminar el proceso de identificación.

La policía Nacional de Colombia tiene a disposición de las víctimas todas sus capacidades, por lo que el Director de la Policía en Colombia, General, Óscar Atehortúa Duque, ordenó el traslado y la ubicación de los cuerpos en sus ciudades de origen, así como el acompañamiento a sus familias.

Finalizó el alto oficial asegurando al país que “La orden que impartí a mis hombres es trabajar incesantemente, porque estos resultados deben de ser una respuesta de honor por este grave, atroz y vil crimen cometido contra mis policías. Sentimos un profundo dolor, pero seguimos pensando todos los días, porque, además, no pararemos, ni cederemos. Vamos a ser contundentes, pues nadie puede maltratar la institución. Activaremos los protocolos con seriedad y dedicación. Estaré reunido con mis hombres y mujeres que se encuentran en los centros asistenciales y con las familias de los héroes fallecidos”.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.