Madre e hija sufrieron quemaduras tras incendiarse el vehículo particular en el que se trasladaban

Con pérdida total resultó un Chevrolet Swift, de placas WTP-437, vehículo que en su momento funcionó como servicio público, pero que desde hace un par de años tenía placa amarilla, rodante que ardió en llamas por un aparente corto circuito que sufrió en la parte delantera, sin que el conductor se percatara, tan sólo hasta cuando ya nada podía hacer.

Testigos del incendio vehicular aseguraron a las autoridades que el rodante bajaba por la calle 19 desde la carrera Tercera, con dirección a la Terminal de Transportes de esta capital, cuando de un momento a otro, entró a la estación de servicio ubicada frente al Parque Galarza, donde se inició la conflagración.

“Vimos cómo el señor gritaba y saltaba tratando de sacar a la esposa y a la hija del carro. Ellas dos sufrieron quemaduras en el rostro y en los brazos y tuvieron que se trasladadas en ambulancia a un centro asistencial”, dijo uno de los conductores que colaboró con extintores para controlar la conflagración.

Finalmente se supo extraoficialmente que las dos personas afectadas por las llamas tuvieron que ser remitidas al pabellón de quemados de una clínica en la capital de la República.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.