A la cárcel juez municipal, su madre y otro familiar, acusados por tentativa de homicidio y porte ilegal de armas de fuego

Por los delitos de homicidio tentado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, la Fiscalía imputó cargos y obtuvo medida de aseguramiento intramuros en contra de tres personas, entre ellas, la juez municipal de Ataco, Lilia Alberta Ospina Fuentes.

Los otros dos detenidos fueron identificados como María Alberta Fuentes Ortegón y José Ismael Ortegón Caicedo, madre y tío respectivamente de la funcionaria, quienes según las investigaciones se pusieron de acuerdo para urdir un plan que tenía como objetivo principal acabar con la vida de la nueva pareja sentimental del exmarido de Ospina Fuentes, pero antes de ello, con la de su hijastra por considerarla un estorbo en su vida.

En la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento, la Fiscalía pidió cárcel para los tres implicados en el intento de homicidio y porte ilegal, aduciendo que sí son un peligro para la sociedad y que en caso de quedar libres, podrían continuar con la idea de asesinar a estas dos mujeres.

Por su parte el abogado de la jueza promiscua de Ataco, Lilia Alberta Ospina Fuentes, pidió al juez casa por cárcel para la mujer, argumentando que la mujer ya era funcionaria de la Rama Judicial, pues sus superiores ocuparon su cargo, y que ya sin su poder, no podría continuar con la idea de hacerle daño a la hija y a la nueva pareja de su exesposo.

Por su parte el abogado de la madre de la exfuncionaria de la Rama Judicial, María Alberta Fuentes Ortegón, también solicitó prisión domiciliaria para su defendida, dijo al togado que esta mujer ya era una mujer adulta mayor, y que no iba a evadir a la justicia y que estaría dispuesta a asistir a todas las citaciones que le hicieran.

Finalmente el abogado del taxista solicitó al togado también el beneficio de casa por cárcel para su defendido, argumentando que este hombre de aproximados 54 años de edad, tenía miedo de que algo le pasara en prisión, es decir, que lo asesinaran como venganza, pero la petición fue denegada.

Ninguno aceptó los cargos y permanecerán privados de la libertad en el Coiba de Picaleña hasta resolver si situación jurídica.

En el caso de Lilia Alberta Ospina, será confinada en un patio especial para personas que han ocupado cargos públicos en el mismo centro carcelario y penitenciario.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.