Le cambiaron la chapa de la casa donde vivía en arriendo y lo dejaron por fuera

Como José Reinel Díaz, de  47 años de edad, un padre cabeza de familia de un menor de 12 años, y desplazado por la violencia, se identificó el ciudadano que labora de manera independiente en un local de su propiedad pero  por el tema de la cuarentena no la ha llegado trabajo y se atrasó con el pago del canon de arrendamiento.

José Reinel Díaz, y su hijo vivió en la casa de Jimmy Garcés, ubicada en la carrera Primera con calle Sexta, del barrio La Gaviota, hasta hace unos días, pero al parecer por el retraso en el pago del arrendamiento, el inmueble le fue solicitado en devolución, pero según lo relata Díaz, fue echado,  sus enseres y elementos de trabajo quedaron bajo la custodia del dueño del inmueble porque este le cambió la chapa de la puerta de ingreso dejándolo literalmente en la calle.

Asegura  José Reinel, que le toco dejar a su hijo a cargo de un familiar, mientras él viajo a trabajar a una finca, donde ganaba 15 mil pesos diarios, enfatiza que con el esfuerzo de su trabajo logró conseguir lo del pago de un mes de arriendo, pero que el dueño del inmueble no quiso recibirlo.

Finalmente hoy José Reinel Díaz, vive “arrimado y arrumado”, en la casa de un amigo quien le abrió las puertas de su hogar para que tuviera un techo para pasar la noche, su hijo sigue en casa del familiar, y espera que muy pronto su vida vuelva a ser la misma de era antes de la cuarentena.

Quienes deseen apoyar a José Reinel Díaz, se pueden comunicar con él al celular 3133788573.

Por: Fernando González, periodista judicial.