Así se ha expandido el COVID-19 en el Tolima desde marzo

Han pasado 104 días desde que el Instituto Nacional de Salud (INS) detectó el primer caso del COVID-19 en el Tolima, el pasado 18 de marzo.

A partir de ese momento, empezó el crecimiento exponencial de la pandemia que aparecía en territorio tolimense 12 días después de confirmarse el primer contagiado en Colombia.

El aumento del virus se concentró durante los primeros 22 días en la capital tolimense. Después empezó a expandirse a municipios como El Espinal y Melgar.

Los 15 días iniciales de pandemia en el departamento fueron lentos en comparación a otras zonas del país.

Hasta el pasado primero de abril se registraban 14 casos positivos confirmados en Ibagué, mientras que las cifras nacionales superaban los 1.000 pacientes contagiados.

11 días después la capital tolimense reportaba la primera víctima mortal de COVID-19: un hombre de 57 años de edad, oriundo de El Espinal, que permanecía en delicado estado de salud en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Avidanti en el sector de Calambeo.

Se cumplió el primer mes desde que llegó la pandemia al Tolima y el panorama estaba así: 30 casos positivos, la mayoría de ellos procedentes de Ibagué.

El 25 de abril las autoridades sanitarias reportaban el primer caso en la cárcel de Picaleña. Al término de ese mes, el departamento cerraba con 62 casos positivos distribuidos en El Espinal, Melgar e Ibagué.

Sin embargo, el virus empezó a dispararse a partir del 8 de mayo. El Tolima pasó de tener 62 casos positivos a 103, en ese momento apareció el brote en la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, y el municipio del Guamo registró su primer paciente.

23 días después, es decir, el 31 de mayo, las alarmas se encendieron al revelarse que el número de contagiados ascendía a 263, en pocas palabras se habían duplicado las cifras con relación a los primeros días del mes.

El departamento inició junio con 273 casos. En ese entonces 12 de los 47 municipios del departamento registraban contagiados: Ibagué, San Luis, El Espinal, Melgar, Flandes, Líbano, Guamo, Honda, Rovira, Mariquita, Planadas y Piedras.

El COVID-19 seguía en aumento y no daba tregua. Para el 15 de junio el Ministerio de Salud reportaba 394 casos. De 12 municipios infectados, la cifra subió a 18 y acumulaba 13 personas fallecidas por cuenta del virus.

Sin embargo, aparecía un dato esperanzador en medio de la emergencia sanitaria: 218 pacientes recuperados y solo 19 hospitalizados en centros asistenciales.

La reactivación económica de algunos sectores productivo, la desobediencia de la mayoría de habitantes, y el brote en la cárcel de El Espinal, fueron los detonantes de un desmesurado aumento sin precedentes en esta zona del país.

El Tolima pasó de tener 394 casos el 15 de junio a 1.021, de acuerdo al más reciente informe del Instituto Nacional de Salud, relevado el pasado miércoles primero de julio.

En ese sentido, las cifras casi que se triplicaron en 16 días (627) y los epidemiólogos pronostican que lo peor está por venir tras el levantamiento de las medidas restrictivas que volcarán a miles de personas a las calles el próximo viernes 3 de julio en la segunda jornada del día sin IVA.

Así las cosas, el panorama la distribución del COVID-19 está así en el departamento:

comportamiento covid

Por: Juan David Ortiz, periodista.