Confesaron que mataron a su hijo de 7 meses

La pareja confesó que ahogó, sepultó, exhumó e incineró, dejando los restos al alcance de los perros para que los comieran.

La audiencia de garantías se reanudó nuevamente a las 2 de la tarde de ayer, iniciándose la legalización de captura en contra de Laura Jimena Raigoza Guaquetá y Andrés Said Gómez Salcedo, diligencia judicial realizada ante el fiscal 34 seccional y el Juzgado sexto de garantías, por las conductas de homicidio agravado en concurso y ocultamiento de elementos materiales probatorios, en contra de su hijo de siete meses de nacido, en hechos ocurridos el primero de diciembre en la finca El Recreo, ubicada en la vereda Cerrajosa del municipio de Cajamarca.

En medio del llanto la madre de la criatura confesó ante su suegro, familiares y funcionarios de la Sijin de la Policía Metropolitana, que ella y su compañero ahogaron a su bebé y que luego lo enterraron en la finca. De la misma manera relató que tres días después lo exhumaron y sin piedad le rociaron aceite para colocarlo en un asador con el fin de cremarlo, macabro hecho nunca antes conocido en la historia del Tolima.

Además dijo que sus despojos mortales los arrojaron a un perro con el fin de desaparecer las evidencias de este crimen atroz, el cual ya era conocido por la comunidad de Cajamarca y los vecinos de la finca, quienes al ser interrogados por las autoridades, indicaron que la pareja ya no residía allí y que se encontraban en un hotel de la Despensa Agrícola de Colombia.

Cabe mencionar que la pareja de confesos asesinos se presentó de manera voluntaria ante la Policía, además que ante la denuncia hecha por el abuelo paterno del niño, donde se indicaba una desaparición, la pareja le dijo que el bebé había sido dado en adopción al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, lo que nunca se pudo demostrar con documentos legales, detectándose que esa versión era falsa.

El matrimonio fue procesado como coautores del atroz crimen, sin embargo, se pretendió por parte de la defensa hacer creer que la participación de los hechos había sido solamente de Said Gómez Salcedo, con el fin de sacar a la mujer del proceso.

La Fiscalía tendrá 120 días para recolectar la totalidad de las evidencias en las que se pueda demostrar que entre la pareja se planeó el crimen, buscando una condena ejemplar.
En la audiencia, tanto el hombre como la mujer, no aceptaron los cargos por las conductas imputadas y que por lo tanto el fiscal 34 seccional solicitó la medida de aseguramiento intramural.

Tras ser prácticamente descubiertos por las autoridades, la pareja se vio obligada a decir la verdad, pese a que las versiones del hombre, quien manifestó al momento de su captura, que el niño había caído accidentalmente a la alberca ahogándose y que había tratado de reanimarlo con respiración boca a boca, sin lograrlo.

A esta hora las autoridades tratan de establecer las razones que tuvo la pareja para acabar con la vida del bebé de 7 meses, escabroso hecho que a esta hora es motivo de investigación por parte de las autoridades del Tolima.