Por presuntas arbitrariedades en COIBA, reclusos hicieron huelga de hambre

Internos de Picaleña y autoridades firmaron un pacto de convivencia en el centro carcelario. De no cumplirse, estas personas privadas de la libertad retomarían la huelga de hambre.

Así lo dio a conocer Helen Bernal, familiar de un interno del patio de los funcionarios públicos, quien aseguró que las directivas de la cárcel en cabeza del Coronel en retiro, Jairo Enrique Páez, quieren quitar para el este nuevo año las visitas cada ocho días y la entrada de alimentos para los internos de la "cárcel vieja", asegurando además que en el mes de diciembre de 2016 negó la entrada al Bloque 1 Patio 2, de los servidores públicos, de miembros activos de la fuerza pública y diversas organizaciones, a quienes no se les pudo ingresar el regalo de Navidad.

Según la denuncia, tampoco permitieron hacerles eventos para su esparcimiento, como llevarles bandas musicales, orquestas y artistas especiales, actividades que tenían como objetivo levantarles el ánimo en esas fechas especiales. De la misma forma estaba la orden de las directivas del centro carcelario y penitenciario, de no permitir la entrada de alimentos llevados por los visitantes.

Por estas razones, este fin de semana se inició una huelga de hambre por parte de los internos, motivo por el cual la Procuraduría y la Defensoría, ingresaron al penal y lograron un acuerdo con los manifestantes, firma que quedó plasmada en un papel y que según aseguran los internos y sus familiares, deberá cumplirse, de lo contrario volverán a la huelga de hambre.