Alcalde ordenó cancelación de contratos de trabajo de 110 empleados del Hospital San Francisco

Hacia las 7 de la mañana se tiene programado un plantón frente al Hospital San Francisco,  como rechazo a la cancelación de contratos de la planta temporal de ese centro asistencial que habían sido prorrogados en diciembre y por un término de 3 meses, es decir, hasta el 31 de marzo del 2017, acuerdo que no se cumplió y que por orden del Alcalde, Guillermo Alfonso Jaramillo, dio por terminada la vigencia de los trabajadores, decisión que los tomó por sorpresa, cuando en realidad lo que se venía hablando era de la posible fusión del Hospital y la USI, para lo cual se había contratado un personal extra.

La orden que recibió el Gerente, Gelber Dimas, deja en el ambiente un sin sabor de engaño y burla hacia los trabajadores de la Salud en Ibagué, toda vez que ni el mismo gerente del centro hospitalario, conoce el motivo que tuvo el primer mandatario de los ibaguereños para dejar sin trabajo a más de 100 personas que venían cumpliendo su labor en el Hospital San Francisco.

De todas formas, se tendrá que esperar un estudio que se adelanta al interior del Hospital, donde se conocerá el primero de abril si se continúa trabajando, o si en definitiva, los más de 100 trabajadores tendrán que abandonar sus cargos y buscar otros horizontes.

Se conoció que el alcalde Jaramillo, le planteó al personal de ese centro asistencial que para evitar tomar la decisión de acabar los contratos, existía la posibilidad de bajar el salario a los trabajadores, situación que no fue bien recibida por los mismos afectados, quienes no le admitieron esta propuesta, que iba en contra de sus intereses.

De llegar a concretarse la masacre laboral en el Hospital San Francisco, quedaría prácticamente sin  servicio el centro asistencial, pues los empleados que quedarían laborando no tienen la capacidad de cubrir las ofertas que tiene en ese lugar para brindar toda la atención que los usuarios necesitan, motivo por el cual se iniciaría el proceso de cierre del Hospital.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial