Ejército habla del caso del soldado bachiller que se quemó cuando podaba el pasto

El accidente laboral ocurrió al interior de las instalaciones de la Quinta División del Ejército colombiano con  sede en Ibagué, ubicadas en el barrio Ancón, cuando el uniformado en el grado de Soldado Bachiller, desarrollaba actividades con una guadañadora, sufriendo un incidente que le provocó quemaduras de segundo grado en el rostro y en uno de sus brazos, siendo trasladado de urgencia hacia un centro asistencial en la capital del Tolima, donde fue atendido en primera instancia y posteriormente remitido hacia el Hospital Militar en Bogotá.

El Soldado Bachiller cortaba el pasto con la guadaña y la cuchilla golpeó una piedra lanzándola contra el tanque de la gasolina que tenía amarrado en la espalda, generando una chispa que provocó un fogonazo.

El uniformado se alcanzó a quemar el brazo derecho y parte del rostro, siendo auxiliado por sus compañeros. Horas después el militar fue trasladado al Hospital Militar de Bogotá donde fue valorado y dado de alta.

Por su parte el Comandante de la Sexta Brigada, el Coronel, Javier Martínez, aceptó que el joven realizaba esta actividad en el sector de Ancón, pero porque previamente el soldado se había ofrecido a realizar dicha actividad, motivo por el cual le fue permitido tras asegurar a sus superiores que sabía cómo se manejaba la guadañadora y que tenía experiencia para ese trabajo.

Sobre el hecho el alto oficial dijo que fue un caso desafortunado pero que se actuó con rapidez para auxiliar al joven y de hecho se pudo demostrar con su traslado a la capital de la República donde fue valorado por los especialistas, a pesar que el Comandante de la Sexta Brigada, Coronel, Javier Martínez, consideró que no fue grave.

Finalmente el uniformado dijo que “Esperamos que nuestro soldado vuelva pronto a continuar con el trabajo que inició y que realiza muy bien, así como expresamos a su hermano, un Teniente del Ejército colombiano nuestro acompañamiento en este momento de reposo en casa de su familiar”.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial