Venta de lotes que habría sido fraudulenta preocupa a interesados en adquirir casa propia

Ante este inconveniente que viene presentándose en el municipio de Mariquita, Ondas de Ibagué pudo conocer que hace 8 años se inició un proyecto de vivienda con el objetivo que los más pobres de esa población tuvieran una vivienda digna, motivo por el cual se compró un terreno al actual alcalde de esa municipalidad, Alejandro Galindo, en ese entonces Concejal, quien, según se conoció, advirtió que el terreno era zona rural y que había que esperar a que se implantara el Plan de Ordenamiento Territorial para que pasara a suelo urbano, sin embargo hubo negociación y un grupo de personas adquirió el lote.

En un inicio estas personas tuvieron varios inconvenientes y muchos de ellos dejaron el proyecto tirado a la deriva, apareciendo últimamente otro grupo de personas que se enfrentaron a la problemática que existía en el gobierno local de Juan Carlos Acero, anterior mandatario de los mariquiteños.

Llegó el Gobierno de Álvaro Bohórquez, pero finalmente no pasó nada con el POT ni con la recuperación  del dinero invertido en el terreno. En esa administración de Bohórquez se conoció que se gastó un rubro considerado para actualizar el Plan de Ordenamiento pero tampoco se logró, gastos que ya están siendo investigados por la Procuraduría, según manifestaron los dolientes de esa municipalidad.

El sueño de los pobladores de Mariquita es tener su propio POT, proyecto que viene caminando desde hace un año y medio promovido por la actual administración, pero sin que hasta el momento se conozcan detalles sobre el mismo.

El problema grande de este momento en el municipio de Mariquita inició cuando algunos propietarios de Derechos de los lotes, empezaron a revender los mismos con carta venta, lo que finalmente no tienen ningún valor y es lo que las autoridades investigan en este momento, pues un error garrafal de la Ángela Gutiérrez, esposa del actual alcalde, la llevó a firmar sin autorización de Galindo, unos documentos que hoy son materia de inconformidad de un grupo de manifestantes  quienes reclaman el dinero que perdieron al comprar dichos lotes y que como si fuera poco, aparecen a nombre de distintos propietarios.

 Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial