Continúa la novela de la invasión El Reposo, ubicada en la parte trasera de la Iglesia del Divino Niño

Seis días completan estas personas al sol y al agua esperando una solución de vivienda para mejorar su calidad de vida, sin que hasta el momento tengan una luz verde para reubicarse al otra parte de la capital del Tolima o lograr quedarse en ese terreno, que al parecer, es propiedad del municipio, del mismo que no se van a ir hasta tanto no hablen con el Alcalde, Guillermo Alfonso Jaramillo, de quien se dijo, les  envió un mensaje con el personero de la ciudad, en el que les asegura una suma cercana a los 23 millones de pesos para iniciar el proceso para obtener una vivienda, promesa en la que estas personas de bajos recursos no creen, pues según ellos, es un sofisma de distracción para sacarlos de allí y después no cumplir, es lo que aseguran los necesitados.

“De acá nadie nos va a sacar. Nos ganamos este predio y de aquí no nos vamos hasta no tener una solución a nuestro favor. Hemos ya tenido que luchar por un pedazo de esta tierra y eso no lo vamos a perder”, dijeron varios de los invasores.

En el predio ya hay 400 familias, es decir, más de mil 500 personas que van a luchar hasta las últimas consecuencias para obtener su propio techo; ayer en horas de la tarde, llegó un grupo de uniformados pertenecientes al Esmad, quienes ingresaron al terreno y destruyeron y quemaron todos los cambuches, sin que por fortuna se presentaran enfrentamientos entre la comunidad invasora y la autoridad.

De la misma manera se conoció que hoy en horas de la mañana irán a la Alcaldía algunas personas que hacen parte de los voceros de estos invasores, quienes buscarán una vez más poder hablar con el primer mandatario de los ibaguereños.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial