Asesinó a la esposa delante de sus hijas y la dejó abandonada en un potrero

Ante el CTI de la Fiscalía se presentó voluntariamente José Arnovel Tapiero Guzmán, el hombre que aparentemente habría asfixiado a su propia esposa, dejándola abandonada en un potrero ubicado en la parte alta del barrio La Gaviota; macabro plan perpetrado delante de sus dos hijas, una de 5 años y la más pequeña de 2 años de edad, quienes desde el mismo día quedaron bajo protección del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, ICBF, luego que uniformados de Infancia y Adolescencia de la Policía Metropolitana de Ibagué le restablecieran los Derechos del Menor, mientras hallaban a su progenitora.

"Mi hermana Lina Marcela Cañón Suaza estaba en la casa cuando llegó el esposo, José Arnovel, para tratar de arreglar la difícil situación de pareja, a lo que Lina accedió. Ellos salieron con las dos niñas pero al rato regresaron sin ella. Eso pasó el miércoles 13 de septiembre a las 10 de la mañana y desde ese día no sabemos de ella", dijo Laura Cañón.

El caso que se estaba manejando con total hermetismo, por la complejidad del hecho y por las versiones tan delicadas que podrían llevar a un trágico final, terminó el sábado en horas de la tarde con la presentación ante las autoridades del presunto homicida, en las instalaciones del búnker de la Fiscalía en Ibagué.

Los servidores del CTI realizaron el levantamiento del cadáver, luego que el hombre los ubicará en el sitio donde llevó a cabo el macabro plan, que terminó con la vida de la mujer y la de toda una familia.

De la pareja se conoció que llevaban compartiendo desde hacía más de 6 años y que desde hace algunos días estaban separados, motivo por el cual el hombre intentó convencer a la mujer de regresar a casa, pero terminó asfixiándola delante de sus dos pequeñas hijas.