Gemelearon carro del CTI de Ibagué y fue hallado en Popayán

En labores adelantadas por un grupo de guías caninos se logró evidenciar que la camioneta Nissan Navara, de placas OXK-131, adscrita al grupo de esa especialidad en Ibagué, no correspondía al carro en que ellos habían realizado algunos operativos y que algo andaba mal; esto se informó a la Jefatura de Seguridad, al Director de Protección, y este a su vez, al Director del CTI y Policía Nacional. 

Ya con grandes sospechas sobre una posible gemeleada, se ordenó de manera discreta, que la camioneta original se le restringieran los desplazamientos en la jurisdicción a la que pertenece en el departamento del Tolima, pero que circulaba en inmediaciones del municipio de Popayán, donde se llegó a pensar, que de ser así, se podría estar fraguando un atentado terrorista, versión que obligó a realizar un trabajo rápido y del que se logró un resultado positivo para las autoridades en esa parte de la geografía colombiana.

Desde un comienzo se tenían sospechas de funcionarios implicados, por la similitud del vehículo y por la presencia de personal uniformado en ella, información que llegó a las oficinas del CTI en Popayán y que se confirmó, una vez se logró la ubicación y la incautación del vehículo en mención.

Sobre los falsos investigadores capturados al interior de la camioneta gemeleada, en Popayán, se espera que hoy mismo sean presentados ante un juez de garantías en los estrados judiciales de la capital del Cauca.

En el operativo donde participó el CTI y la Policía de vigilancia de la Metropolitana de Popayán, siendo capturados Milciades Nativos Guzmán, cedulado en Palmira, Valle del Cauca y Rodrigo Cardona Sánchez, oriundo de Chinchiná, en Caldas.

A los falsos investigadores del CTI se les halló en su poder dos pistolas Jericho, con sus respectivas municiones, Calibre 9 milímetros.

Es de anotar que el vehículo original asignado a la placa, figura en caninos CTI de Ibagué.

Se espera el pronunciamiento del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial
*Imagen de referencia tomada de Caracol