El horrendo caso de tortura, violación y asesinato de la niña Sarita, vuelve a ser noticia

Las dos personas involucradas en el caso de maltrato, abuso y muerte de la niña Sara Yolima Salazar, historia ocurrida en una finca ubicada en el municipio de Armero Guayabal, quienes responden a los nombres de Ángela Yohana Guerra y Edilberto Rojas, padrinos de la infante, fueron presentados ayer en audiencia preparatoria, diligencia judicial que se adelantó en el Palacio de Justicia de esta ciudad.

El hecho que ha provocado el rechazo de todo el país y que logró la captura de los presuntos autores, dio como resultado la imputación de cargos a los padrinos de la niña, por los delitos de tortura agravada, acceso carnal violento y homicidio agravado.

La detención de estas dos personas, quienes tenían a su cargo a la menor bajo la figura solidaria,  se produjo luego de que Medicina Legal realizó un estudio del perfil genético de los más cercanos a la menor y determinó las causas de su deceso, según se dijo en audiencia.

De la misma manera se conoció en la diligencia que los padrinos de la niña de tres años de edad, ejercieron actos de violencia física de manera reiterada contra la pequeña, como lo pudo evidenciar la necropsia en la que se determinó que la causa de muerte fue un trauma encefálico severo, secundario a trauma contundente y biodinámicos, lo que se conoce en el lenguaje diario como “zarandeo”.

Sarita falleció el pasado 21 de abril en Ibagué, después de ser trasladada desde Armero por su grave situación médica, tras presentar signos de desnutrición y de abuso sexual. Además, presentaba una fractura en un brazo y la amputación de un dedo, como tampoco tenía unas.

Ángela Guerra continúa acusada como autora material del delito de homicidio agravado y como coautora material del delito de tortura agravada. También, se le investiga por su presunta participación como autora, bajo la figura de posición de garante que ocupaba como madrina de la niña, del delito de acceso carnal violento agravado.

En cuanto al señor Edilberto Rojas Torres continuará siendo investigado por el delito de tortura agravada, a título de coautor pasivo, bajo la misma figura de posición de garante solidario. 

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.