Capturaron a otro “monstruo” en Mariquita

La mayoría de los casos fueron cometidos en la vereda Pueblo Nuevo, jurisdicción del municipio de Mariquita, norte tolimense, al interior de una finca llamada “El Guayabo”, según las investigaciones, desde donde hace más de 10 años este hombre cometía toda clase de atrocidades con mujeres, y en los últimos días, había escogido algunas venezolanas para accederlas sexualmente y obligarlas a trabajar para él.

Esta persona fue capturada en las últimas horas, siendo identificada como Walter Matiz Ramírez, a quien las autoridades seccionales presentaron ante un juez con función de control de garantías, donde le fueron imputados los delitos de fabricación o porte de armas, trata de personas, acto sexual violento con menor de edad, secuestro y acceso carnal violento.

En la investigación la Fiscalía logró conocer que este hombre se hacía llamar “Cristo” y se hacía pasar por Sargento del Ejército, aprovechándose de los incautos, quienes estaban caso de extrema pobreza, sin trabajo y con bastante necesidad y a ellos les ofrecía un trabajo con muy buen sueldo, un lugar donde comer y dormir, llevándoselos hasta su finca en Mariquita, para luego saciar su lívido con las mujeres y obligar a los hombres a trabajar para él.

La mayoría de sus víctimas eran de nacionalidad venezolana, pues se aprovechaba de sus condiciones y que estaban en este país buscando una mejor vida.

Este hombre les ofrecía una jornada laboral de 20 mil pesos, obligando a sus víctimas a trabajar desde las 6 de la mañana, hasta la medianoche, con el objetivo de que pagaran la deuda, es decir, le cancelaran a esta persona el dinero que había sido gastado para traerlos desde varias ciudades del país hasta el norte del Tolima, deuda que nunca bajaba, pues los explotó laboralmente y los humillaba cada vez que ellos le reclamaban sus Derechos.

En las audiencias concentradas se logró conocer que esta persona, conocida con el alias del “Patrón” obligó en alguna oportunidad a dos adolescentes para que tuvieran sexo con él, haciendo que se quitaran la ropa mientras las intimidaba con un arma de fuego, como también obligaba a estas jovencitas a abrir sus piernas para tomarles fotografías de su genitales, mientras que, otra persona, las accedía sexualmente.

En una oportunidad de este hombre sacó un arma de fuego y les disparó sin causarles daño como intimidándolos para que no los denunciara y advirtiéndoles que sí lo hacían acabaría con sus vidas.

Al momento de su captura en la finca “El Guayabo”, zona rural del municipio de Mariquita, la Fiscalía halló a 11 personas, entre ellas, 10 venezolanos y una colombiana.

En el operativo las autoridades se incautaron de dos escopetas, una pistola neumática con tanques de gas y balines, varios cartuchos, una pistola 9 milímetros, material de intendencia del Ejército, 16 celulares, un computador de folios con información biográfica del personal del Ejército, un talonario con 24 letras, documentos de identidad de las personas que estaban retenidas en la finca, así como los camionetas que fueron usadas para transportar a sus víctimas desde San Gil, en Santander, a Mariquita, al norte del Tolima.

Walter Matiz Ramírez fue enviado al Coiba de Picaleña por orden de un juez.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.