Casi resulta degollada y la policía no hizo nada

Liz Aranda casi muere degollada víctima de una cuerda que una persona atravesó en la vía, sin que hasta el momento se conozcan sus intenciones, pues pese a que el hombre fue detenido por la policía, lo dejaron ir sin que le respondiera a la mujer quien sufrió una cortada en la garganta, caso ocurrido sobre la avenida que de la Clínica Medicádiz conduce al Aeropuerto Perales de Ibagué.

“Yo bajaba en mi moto en compañía de una niña de 10 años de edad, cuando ocurrieron las cosas. No vimos la cuerda que estaba atravesada. Tan sólo sentí cuando esa piola cortaba mi garganta haciéndonos caer de la moto, sin que por fortuna la niña resultara lesionada”, dijo a Ondas de Ibagué, Liz Cárdenas.

Al lugar llegó una patrulla de la policía, pero fue en vano, pues, según la víctima de la agresión, los uniformados estuvieron de parte del hombre que ocasionó el accidente a quien le aconsejaron que siguiera su camino, mientras le decían a la joven motociclista que se fuera para una clínica.

Aranda, en estado de shock, tan sólo pudo levantar su motocicleta y alejarse del sitio, sin que el culpable pagara por su irresponsabilidad.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.