Las horas contadas de La Vieja Enramada

El cierre definitivo del establecimiento comercial abierto al público y de razón social La Vieja Enramada, Restaurante, Taberna y Discoteca y donde funciona actualmente la Cuchoteca 60, fue ordenada en las últimas horas por la Dirección de Justicia y Orden Público de la Secretaría de Gobierno de Ibagué, a través de una querella policiva, dirigida a Carlos James Caicedo Eslava, propietario del emblemático negocio que nació en la avenida octava con calle 15 desde hace más de 20 años.

Todo inició luego de que algunos habitantes del mencionado sector interpusieran una queja ante la Inspección Segunda de Policía asegurando que el ruido que se sentía en horas de la madrugada no les permitía descansar en sus hogares, motivo por el cual se solicitó el cierre definitivo de todos los establecimientos nocturnos que funcionan en esa parte de la capital tolimense.

Hubo un fallo en primera instancia, por lo que un abogado, en representación de Carlos James Caicedo, apeló dicha decisión, dándole espera a que dicho proceso llegará a manos de los Magistrados de la Sala del Tribunal Superior de Ibagué, quienes finalmente confirmaron el cierre definitivo.

La decisión ordena que el propietario del lugar, es decir, Carlos James Caicedo Eslava, no podrá arrendar el local para establecimientos dedicados a la venta de licor.

Se confirma igualmente que con está decisión del Tribunal no procede recurso alguno.

Héctor Barragán, actual propietario de la Cuchoteca que funciona en el lugar, confirmó que a más tardar en dos semanas ya tendrá que desocupar y ubicarse en otro sitio.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.

enramada

enramada2