Pipe Bueno se presentó en estrados judiciales de Ibagué por incumplimiento de contrato

Andrés Felipe Giraldo  Bueno, conocido como Pipe Bueno, exitoso cantante de música popular, fue presentado ayer en estrados del Palacio de Justicia de Ibagué, por el incumplimiento de un contrato que debería de haber hecho realidad el 7 de mayo de 2017, cuando sus seguidores lo esperaban en el coliseo del Colegio Champagnat para presentarse en concierto “Beber, Beber y Beber”, donde nunca llegó a tarima.

Giraldo Bueno relató a un juez civil del circuito de Ibagué que no subió a cumplir con el concierto porque, de 45 millones que valía el contrato, tan sólo recibió 15 en primera instancia, y 15 millones de pesos más, horas antes de su presentación, lo que catalogó como incumplimiento por parte del empresario contratista, motivo por el cual canceló su concierto.

Andrés Felipe Giraldo Bueno, minutos después de cancelar su presentación en tarima, grabó en su teléfono celular un vídeo que publicó en sus redes sociales, donde culpaba de su ausencia a un empresario de Ibagué. Nacho Reyes pagó los platos rotos.

Luis Antonio Poveda, el empresario responsable del concierto instauró una demanda extracontractual por incumplimiento y exoneración de los daños causados, pues esa noche los asistentes, pasados de copas, al ver que Pipe Bueno ya no iba a cantar, arremetieron contra las pantallas, sillas y mesas, causando daños avaluados en más de 140 millones de pesos.

Por ahora se espera cuál será el rumbo de este proceso civil, del que seguramente Andrés Felipe Giraldo Bueno deberá responder por el incumplimiento de contrato o tal vez exista un arreglo entre las partes para llegar a un buen final.

Del Palacio de Justicia de Ibagué, el artista popular salió escoltado y no quiso entregar declaraciones a la prensa.

Por:; Juan Manuel Escobar, periodista judicial.