Cárcel para funcionario del CTI por homicidio y concierto para delinquir

Por los delitos de homicidio y concierto para delinquir, ambos agravados, la Fiscalía imputó cargos y logró medida de aseguramiento, en calidad de coautor determinador, a un funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación, identificado como Juan Carlos Cuéllar Romero, quien llevaba 24 años en la institución y actualmente laboraba en la sede principal de la Fiscalía en Ibagué, en la Unidad de Reacción Inmediata.

El funcionario fue detenido en horas de la mañana de viernes cuando salía de su casa, en la capital tolimense, por funcionarios del grupo de vida del CTI de la misma Seccional.

Según el ente acusador, el investigador de 52 años, se concertó presuntamente con sicarios de una oficina de cobros de Pereira para entregar información que permitiera localizar a Gabriel Mateus Morales, alias 21, excabecilla de las Autodefensas Unidas de Colombia, y ultimarlo en el barrio El Vergel de Ibagué, el 7 de mayo del año 2015.

Todo estaría relacionado con el ajuste de cuentas que querría hacerse por el supuesto extravío de un cargamento de 800 kilos de cocaína que fue enviado a Ecuador.

La organización a la que pertenecería el cargamento, supuestamente a través del funcionario, aseguró la Fiscalía, contrató por 10 millones de pesos a los sicarios en la capital risaraldense, para localizar a dos personas que se habrían quedado con el alijo.

Finalmente la historia dio un giro, pues quienes iban a ser las víctimas se convirtieron en verdugos y, al parecer en asocio con el servidor, se pusieron de acuerdo para acabar con la vida de los socios de la organización, entre ellos Mateus Morales.

Para demostrar la inferencia razonable de autoría y participación del indiciado en el hecho delictivo, la Fiscalía cuenta con interceptación de llamadas telefónicas, entrevistas a testigos y análisis link, entre otros elementos que involucran de manera directa al indiciado.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial