El drama de una familia Ibaguereña

Ayer 10 de agosto se cumplió un año desde que Alexander Salas Jiménez salió de su casa rumbo a Ecuador en busca de una mejor vida para él y los suyos. Hoy su esposa y su hija siguen esperándolo, a pesar que no han recibido ninguna señal de vida del gobierno ecuatoriano ni de parte de su ser querido.       

Alexander Salas Jiménez, un hombre de 52 años, ibaguereño, esposo y padre de familia, quien no vio mayores oportunidades en su profesión y buscó opciones lejos de su tierra, Ecuador sería su destino, hace un año el viajaría al vecino país, pero sus seres queridos nunca imaginaron que ese iba a ser el comienzo de una historia de preocupación y tristeza.

Según relato de Yuli Vanesa Salas Varón, su única hija; don Alexander habló por última vez por teléfono con su esposa. 3 días habría durado el viaje, todo iba bien, hasta que llegó a la frontera, parece que la tierra se lo hubiera tragado.      

Ella, contó que su progenitor sufre de la tensión y del azúcar, pero confirmó que él llevaba sus medicamentos para los tratamientos respectivos, añadió que su mamá, era la pareja estable y que no salieron peleando antes del viaje, reveló que la contrario vivían en un buen ambiente.

Una de las cosas extrañas que cuenta la hija, es que don Alexander recibió una llamada que nunca supieron de quien se trataba, esa persona fue el que le ofreció el trabajo en Ecuador.

Además lamentó que ni el gobierno colombiano, cómo tampoco el ecuatoriano, les hayan ayudado con su caso, pero también indicó que ni siquiera la Fiscalía ha realizado una investigación exhaustiva, para dar con el paradero de su padre; un año sin respuesta, un año sin Don Alexander, un año de búsqueda y hoy en día, esta familia ibaguereña continúa con la esperanza intacta que algún día volverá.

Finalmente, la desesperada hija les hizo un llamado a los gobiernos, afirma que un año después es difícil continuar con la fe, pero que hasta no saber qué pasó, no piensan parar de buscarlo.

Por Edson Daniel Restrepo.