¿Un gobernador que quiere, un alcalde que no deja?