Grúa se llevó carro inmovilizado con bebé a bordo

Paola Guerra se enteró por terceros que su carro había sido inmovilizado por agentes de la policía de Tránsito de Ibagué y lo insólito, era que su bebé de tres años iba dormido en el puesto de atrás del rodante de placas GPK-183 matriculado en Puerto Colombia, Atlántico, un caso único que ocurrió en Ibagué, “la ciudad más segura de Colombia”.

La joven mujer en medio del desespero preguntó a un vendedor ambulante quien le confirmó que el vehículo había sido inmovilizado en un proceso rápido y con muchas inconsistencias que será denunciado ante las autoridades, toda vez que por el afán de levantar el carro con la grúa ni se dieron por enterados que allí estaba dormido el hijo de la conductora.

Paola fue auxiliada por el rector de la universidad donde realizaba la diligencia, en donde había dejado el carro mal parqueado y con las ventanas abiertas, poniendo en peligro la integridad de su hijo.

La mujer tuvo que llegar rápidamente al Parqueadero Tolima, ubicado en la parte trasera de la Terminal de Transportes de Ibagué, donde estaba su carro con las ventanas abiertas, tal y como lo había dejado minutos antes en la calle 9 con carrera 4, centro de la ciudad.

El descanso que sintió la mujer fue mayúsculo cuando observó que aún su hijo dormía en la silla de atrás.

El niño de Paola Guerra recibió un paseo en grúa por el centro de la capital del Tolima, con los vidrios abiertos, y lo peor de todo, sin la supervisión de un adulto que evitara un accidente en caso que el infante se hubiera despertado y en medio del susto, intentara bajar del carro.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial