Taxista denunció que había sido robado pero las cámaras de seguridad lo dejaron al descubierto

El hecho había sido denunciado ante las autoridades, a quienes se había hecho creer que en el sector conocido como El Planchón del barrio Las Brisas, ubicado al sur de la capital del Tolima, a un conductor de taxi lo habían despojado de sus pertenencias, además de haberlo golpeado de manera violenta en el rostro y en varias partes del cuerpo, además que lo habían dejado descalzo y sin el dinero del producido, hecho que llamó poderosamente la atención de las autoridades, luego que al final de la denuncia, el profesional del volante cerrara con broche de oro, denunciando que los ladrones le habían lanzado las llaves a un potrero, por lo que los investigadores del grupo de Contra atracos de la Sijin, decidió iniciar la investigación correspondiente.

La sorpresa fue mayúscula cuando lo sabuesos de la Policía Metropolitana encargados de investigar el caso, acudieron a las cámaras de seguridad del sector y observaron al conductor llegar solo en el automóvil.

Seguido a esto, el conductor apagó el vehículo y se bajó del carro, mientras se sacaba la camisa del pantalón para simular que había tenido algún forcejeo.

En el video de seguridad se observó al falso denunciante cuando se golpea la cara con sus puños,  como para convencer a la policía que lo habían golpeado y como si fuera poco, cuando ya estaba  que no podía estar en pie, sacó las llaves del carro y las lanzó a un sitio oscuro, para finalmente hacer el llamado a sus compañeros de labor.

En el video se observa cuando esta persona se bajó en medias para simular el robo de las zapatillas que cargaba.

Este hecho sin precedentes en Ibagué, fue denunciado ante la Sijin, quedando en el ambiente un sabor a inseguridad en los conductores de taxi y para rematar, minutos después atracaron a otro conductor por el sector de Calambeo, hecho que sí fue real y del que hubo una persona capturada.

El falso denunciante deberá enfrentar un proceso por haberle mentido a la justicia y bajo juramento.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial