Sanos y salvos llegaron los hermanos Figueroa a Ibagué. El guía no aparece

A altas horas de la noche y a caballo,  llegaron al sector del Silencio los dos hermanos Figueroa, tras ser rescatados luego de cinco días en el Nevado del Tolima y sin dar señales de vida, un reencuentro soñado de los montañistas con sus familiares, amigos, organismos de socorro y directivas del Gpad.

Con síntomas de hipotermia fueron hallados Óscar Julián y Deyrlein Figueroa, por fortuna nada grave que necesitara hospitalización, pero muy tristes y preocupados por su compañero de ruta, Saúl Andrés González, de quien se dijo tiene una  gran trayectoria en el tema de alta montaña y quien no apareció.

Esta persona, guía de oficio, se separó de sus amigos hace dos días, prometiendo que iría por ayuda, pero jamás regresó.

Los dos hermanos Figueroa fueron trasladados en ambulancia desde El Silencio hasta un centro asistencial donde fueron sometidos a rigurosos exámenes médicos para confirmar su estado de salud.

A esta hora la Defensa Civil y los demás organismos de socorro de Ibagué, tienen planeado reiniciar la búsqueda de Saúl.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial