Murió presunto fletero cuando intentó robar una millonaria suma de dinero a un pensionado del Ejército

El frustrado fleteo que terminó con uno de los presuntos delincuentes muerto, ocurrió anoche en el barrio Santa Ana, norte de Ibagué, donde dos hombres armados y a bordo de una motocicleta, interceptaron la camioneta donde era transportado una millonaria suma de dinero que un pensionado del Ejército colombiano había retirado de una entidad bancaria del Centro Comercial Multicentro, hecho que terminó en tragedia, toda vez que el conductor del vehículo al ver que lo iban a atracar, desenfundó su arma de fuego y fue más rápido que el ladrón, quien resultó herido y trasladado por la policía a la Clínica Cafesalud de la calle 60, donde minutos después, cuando era atendido por personal médico, se produjo su deceso.

Testigos del hecho delincuencial aseguraron a las autoridades que el parrillero de la moto se bajó y caminó hacia la camioneta, mientras sacaba un arma de fuego con la que pretendía intimidar al conductor para despojarlo de 45 millones de pesos que había retirado del banco.

“El señor de la camioneta disparó en defensa propia. Cuando nosotros vimos que el ladrón sacaba un revólver, escuchamos un disparo y vimos que ese muchacho caía al pavimento herido. El compinche que conducía la motocicleta se asustó y arrancó a correr dejando la motocicleta tirada”, dijo extramicrófonos uno de los testigos del frustrado fleteo.

Es importante anotar que la motocicleta en la que se transportaban los presuntos ladrones, tenía la placa levantada para evadir las cámaras de seguridad y evitar que fueran ubicados después de cometer el atraco, pero los presuntos delincuentes nunca pensaron que la persona a quien iban a robar, quien se trasladaba con la esposa, iba a ser más rápido y disparar primero para salvaguardar su vida y la de su acompañante.

La víctima mortal fue identificada como Alfredo Ocampo, de 32 años de edad, de quien se espera el reporte oficial, para conocer si registra en su base de datos antecedentes penales.

Por: Juan Manuel Escobar, periodista judicial.