No renunció rector de la Universidad del Tolima pero sí dejó su cargo en manos del Consejo Superior

La decisión se convierte en una ‘papa caliente’ para los consejeros que si deciden optar por prescindir de los servicios de Muñoz, terminarían siendo investigados por la Procuraduría, por una presunta falta disciplinaria gravísima.

La renuncia del rector de la Universidad del Tolima, José Herman Muñoz, se convirtió en una ‘papa caliente’. Ayer, en las horas de la tarde, Muñoz radicó ante la Secretaría General de la institución, la que se decía iba a ser su carta de renuncia, pero terminó siendo una misiva en la que deja su cargo a disposición del Consejo Superior.

Esto tiene varias lecturas e implicaciones jurídicas. La primera: El Consejo Superior no puede prescindir de los servicios de Muñoz porque los estatutos de la Universidad no se lo permiten; de hacerlo, los consejeros incurrirían en faltas disciplinarias gravísimas ante la Procuraduría, que les podría acarrear destitución e inhabilidad para ocupar cargos públicos.

La segunda: Ningún funcionario público puede ser removido de su cargo, si ha sido nombrado por el término de un periodo estatutario. La carta de Muñoz dice claramente que su periodo finaliza el 31 de octubre del 2018, eso quiere decir que si el Consejo Superior lo despide, Muñoz podría demandar a la Universidad, por haber incurrido en una falta grave que transgrede los estatutos laborales.

Ahora, el panorama se pone complicado, pues la salida de José Herman Muñoz del alma mater no será nada fácil, ya que tiene todo a su favor para seguir hasta que se termine su periodo estatutario que está en vigencia.

Hay que recordar que Muñoz le había dicho a la Ministra de Trabajo, Clara López, en su más reciente visita a Ibagué, que renunciaría a más tardar el 31 de julio del presente año, pero lo que ocurrió ayer en la tarde no es más que una jugada maestra del rector, para poner entre la espada y la pared al Consejo Superior de la Universidad, que en una eventual decisión de ordenar su salida, no cabe duda que Muñoz Ñungo iniciaría las acciones jurídicas laborales y civiles, para buscar a futuro una millonaria indemnización.