Sobrevivientes armeritas piden al Vaticano reconsiderar beatificación al padre Pedro María Ramírez

El pasado mes de julio el Vaticano dio a conocer que beatificará al sacerdote huilense Pedro María Ramírez Ramos, quien fue asesinado el 10 de abril de 1948, un día después del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán y a quien se le dio el título del “mártir de Armero”.

Sin embargo, lejos de causar felicidad, la noticia cayó como un balde de agua fría en los sobrevivientes de armero, pues aseguran que, la llegada de este padre cambió la dinámica en el pueblo, pues distinguía a las personas de acuerdo a su preferencia política.

José Alfenibal Tinoco, Presidente de Fedearmero, asociación en segundo grado que agrupa a todas las entidades de armeritas que existen en Colombia, indicó que, la Iglesia Católica malinterpretó el apelativo de “mártir de Armero”, pues esta identificación se otorga a personas que, “han luchado, muerto y defendido la fe católica y en ningún momento el padre Pedro María Ramírez se destacó en esta condición”.

Según Tinoco, el padre lejos de ser un apoyo a su comunidad, se dedicó a lanzar desde el púlpito sermones con contenido incendiario a favor del partido Conservador, haciendo señalamientos contra los feligreses, violando en varias ocasiones el secreto de confesión, ocasionando que varias personas fueran asesinadas o desterradas de Armero.

Por lo tanto, Fedearmero pidió al papa Francisco, reconsiderar la decisión de beatificar a Pedro María Ramírez, pues aseguran que esta ceremonia estigmatizaría a los armeritas que sufrieron la destrucción de su pueblo por una catástrofe natural y no por la maldición que lanzó el padre Ramírez antes de morir, quien dijo que “no quedaría piedra sobre piedra”.

Por: Paola Rojas Gómez, periodista regional